martes, 14 de febrero de 2012

LA RUTA MANTA – MANAOS


En el Boletín 10, sobre las relaciones económicas del Ecuador con el Brasil, ofrecí tratar con mayor detenimiento el tema de la ruta Manta – Manaos. Lo hago ahora, incluyendo de inicio algunos planteamientos básicos:

1.                  La ruta Manta – Manaos debe ser considerada y denominada Ecuador – Manaos – Ecuador. Las tres razones básicas son: primero, el país es pequeño y no solo desde Manta sino desde cualquiera de los puertos marítimos y sitios fronterizos extremos, se puede conectar con el puerto sobre el río Napo, para desde allí comerciar con Manaos; segundo, se requiere que la ruta opere en los dos sentidos para ser atractiva y rentable; y, tercero, hay que crear conciencia nacional al respecto. Obviamente, Manta es el puerto marítimo más recomendable para importar materias primas desde cualquier origen, procesarlas junto con materias primas nacionales y exportarlas.
2.                  Esa ruta sirve básicamente para el comercio Ecuador – Manaos - Ecuador y el corredor que crean los ríos Napo, Marañón y Amazonas, en el cual están Iquitos (Perú), Leticia (Colombia); Tabatinga y Manaos (Brasil), junto con sus periferias; pero, es poco útil para el comercio Asia Pacífico - Brasil (léase Río de Janeiro- Sao Paulo y otras ciudades cercanas a la Cuenca del Plata), debido a que la distancia China – Brasil por los océanos Índico y Atlántico es más corta y va por sectores y puertos donde la infraestructura, los servicios y las flotas ya operan con gran tráfico y lo hacen con solvencia. Dentro de Brasil, Manaos es un puerto de muy poco tráfico.
3.                  Para el comercio exterior, Manaos depende del funcionamiento de su Zona Franca, que ahora la está ampliando mucho para servicio de las más de 500 actuales empresas transnacionales de renombre ubicadas en ella, entre las cuales están: Nokia, Gillette, Coca Cola, Yamaha, Panasonic, Siemens, Kodak, Philips, Samsung, Harley Davidson, LG Electronics; y, para otras empresas que se piensa llegarán en los años inmediatos; pero, si la zona franca se viera afectada por una competencia mejor situada (por ejemplo, en países sudamericanos con TLC con Estados Unidos o acuerdos con la Unión Europea) o por salida de las empresas actuales hacia otros países más atractivos física o administrativamente, podría perder su importancia para el Ecuador.
4.                  Son suficientes las normas internacionales sobre comercio mundial e integración latinoamericana y los  acuerdos de paz entre el Ecuador y el Perú que permiten que el país pueda desarrollar en gran escala el transporte Manta - Manaos y hasta más allá. Pero, en la medida que se ponga en práctica el sistema de transporte intermodal, pueden surgir nuevas necesidades de normas, sobre todo operativas, por ejemplo, sanitarias, para la navegación nocturna, o para nuevos tipos de embarcaciones a utilizarse.
5.                  La región comprendida entre Ecuador y Manaos, conocida oficialmente como “Eje Logístico Multimodal Bioceánico del Ecuador”, es una zona de condiciones económicas favorables para que el Ecuador pueda ampliar sus exportaciones de manera importante. El Eje cuenta con el sistema fluvial, la población y los niveles socio – económicos requeridos para que el país pueda exportar montos considerables y crecientes de productos para satisfacer la demanda en mejores condiciones que los sitios de abastecimiento actuales en los propios países.
6.         El mercado del área de influencia del Río Amazonas hasta Manaos y eventualmente un poco más allá, justifica crear un sistema de distribución física internacional que impulse las exportaciones y el turismo desde el Ecuador. Especialmente porque, bien aprovechada, la ruta Ecuador – Manaos - Ecuador, puede duplicar el mercado del país, en términos de capacidad adquisitiva.
7.         La ruta Ecuador – Panamá – Cuenca del Plata sigue siendo la mejor para comerciar con Brasil (excepto Manos y su periferia), entre las alternativas posibles, debido a razones de distribución física internacional (DFI) y de costo de oportunidad. En términos de distancias, logística, servicios directa e indirectamente ligados a la operación del comercio, esa es y seguirá siendo la mejor vía.

ACCIONES QUE SE SUGIERE PARA QUE SE TORNE EN REALIDAD EL FUNCIONAMIENTO DE LA RUTA ECUADOR - MANAOS Y SUS SERVICIOS

1.                  El país debe trabajar aceleradamente para construir la infraestructura física y social y encontrar nuevas actividades que le faciliten mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, considerando que la globalización tecnológica es un hecho irreversible positivo y de que la globalización económica debe ser aprovechada como una herramienta para el desarrollo nacional (sobre todo teniendo en cuenta el pequeño tamaño relativo de su economía a nivel mundial y latinoamericano),
2.                  El Gobierno debería declarar objetivo nacional al aprovechamiento de la ruta Ecuador – Manaos – Ecuador, con el propósito de que todas las entidades públicas y privadas y las empresas le asignen la mayor importancia al proyecto. No hay que olvidar que la población del corredor Ecuador Manaos es de alrededor de tres millones de habitantes con mejor PIB per cápita que el ecuatoriano y captar ese mercado puede ser de enorme interés nacional.
3.                  El Gobierno debería crear un ente coordinador del proyecto, con amplias atribuciones para proponer las políticas y obras necesarias, vigilar la ejecución de las políticas específicas, mantener vínculos con organizaciones internas y del exterior relacionadas con el proyecto, promocionar internacionalmente el aprovechamiento del corredor Ecuador – Manaos – Ecuador y administrar incentivos para inversionistas, productores, exportadores, transportistas, agentes de turismo, universidades, docentes y  estudiantes interesados en el funcionamiento del proyecto y sus negocios.
4.                  Entre las actividades institucionales para el desarrollo nacional, deben incluirse las orientadas a cambiar la estructura del comercio exterior del país, aprovechando los mecanismos de la integración económica latinoamericana. Una de esas actividades debe ser la de utilizar la ruta Ecuador – Manaos – Ecuador, como una nueva fuente de ingreso de divisas, por la exportación de bienes y servicios a las poblaciones colombianas, peruanas y brasileras del canal de comercio formado por los ríos Napo, Marañón y Amazonas; el aseguramiento de carga de retorno a las naves que circulen por esos ríos, a fin de garantizar el transporte y mantener bajos los fletes; y, el desarrollo del turismo ecológico amazónico. 


5.                  Es importante planificar el aprovechamiento de la ruta Ecuador – Manaos – Ecuador de manera conjunta por el Gobierno y el sector empresarial, de manera que los negocios se mantengan en el largo plazo y permitan un crecimiento sostenido, no solo de las relaciones comerciales sino de las relaciones económicas y culturales.
6.                  Hace falta que los vínculos del Ecuador con los otros tres países involucrados en el proyecto se basen en las más modernas tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Para que estas se apliquen se requiere contar con excelentes servicios de energía y telecomunicaciones que faciliten la interrelación entre todos los organismos y empresarios vinculados a la actividad económica del canal comercial.
7.                  El Gobierno debería estudiar la conveniencia y el costo de construir un tramo adicional (120 Km.) de carretera de primer orden, desde Francisco de Orellana hasta Nuevo Rocafuerte, porque eventualmente esa vía permitiría operar en mejores condiciones al puerto fluvial, dado que desde esta población el calado del río Napo es mayor y es más estable el cauce que en Orellana, Providencia o Itaya.
8.                  El Gobierno debería definir con la mayor prioridad el sitio preciso en donde se construirá el puerto de inicio del transporte fluvial Ecuador – Manaos - Ecuador y ejecutar un proyecto visionario, con la infraestructura y los servicios indispensables. Hasta ahora hay operaciones tradicionales y sin equipamiento suficiente en Francisco de Orellana, Itaya, Providencia y Nuevo Rocafuerte. Desarrollar un puerto fluvial moderno y de mayor calado es muy importante.
9.                  El Gobierno debería asegurar con los países de tránsito y con Brasil las facilidades necesarias para que el comercio bilateral funcione siempre sin problemas y para garantizar a los comerciantes y los operadores del transporte la seguridad necesaria en cuanto a sus vidas, vehículos y mercaderías.
10.              El Gobierno debería considerar la necesidad de contar con transporte aéreo regular de pasajeros y carga en las rutas Quito – Iquitos – Leticia / Tabatinga y Manaos, con nexos hacia Venezuela, el sur del Brasil, África y Europa. .
11.              El Gobierno debería aprobar un presupuesto específico, con las partidas anuales que correspondan al programa y al calendario de avance para la construcción de las obras necesarias para que el proyecto funcione. Entre las obras prioritarias están:
    1. El puerto de transferencia de Manta, con su infraestructura, instalaciones y servicios;
    2. Lo que reste por hacer para que funcione el Aeropuerto Intercontinental de Manta, con nexo directo con China y sus vecinos;
    3. La culminación de al menos tres vías (norte, centro y sur) que vayan hacia el puerto fluvial sobre el Río Napo, con el diseño necesario para soportar transporte pesado frecuente, esto es, al menos doble vía asfaltada, puentes, cunetas, y demás;
    4. La construcción de todas las instalaciones necesarias para que un puerto fluvial moderno opere ágilmente para el trasbordo de la carga;
    5. El estudio y realización de las obras que amerite la hidrovía para  hacer posible el tráfico nocturno y reducir al mínimo posible los problemas de falta de calado del río Napo;
    6. La gestión, estudio y ejecución de las obras necesarias en Pijuayal - Pebas u otro sitio definido conjuntamente con el Perú, para instalar un puerto y sus instalaciones que faciliten la navegación ecuatoriana, en cuanto a abastecimiento propio de combustibles, mantenimiento y reparación de naves, comunicación con el Ecuador, prestación de servicios emergentes de salud y contra incendio, realización de transacciones bancarias propias y otras acciones indispensables para un ágil transporte.

  1. El Gobierno debería interesar e incentivar al sector privado en el proyecto, de manera que contribuya con su producción, la actividad exportadora y unidades de transporte ecuatoriano al incremento de las relaciones comerciales por los ríos Napo y Marañón.
  2. Así mismo, debería promocionar las ventajas de la vía Ecuador – Manaos – Ecuador para que las empresas del sur de Colombia (hasta Popayán o Cali),  se vinculen con Manos y para que sus negocios actuales y potenciales con esa ciudad los efectúen por la ruta ecuatoriana.
  3. El Ecuador debería hacer que la Comisión Mixta Ecuador – Brasil que se cree para llevar adelante este proyecto se reúna frecuentemente, con el fin de evaluar la marcha de la ejecución y proponer medidas o acciones alternativas para el buen desarrollo integral de la ruta. En esa Comisión debería haber observadores de Colombia y el Perú y, cuando amerite el flujo de carga, debería formarse una Comisión de los 4 países.
  4. Conviene estudiar el proyecto de construcción de naves especializadas y ecológicas para transportar contenedores por el río Napo, porque de la mayor carga transportada por unidad, ojalá en los dos sentidos, resultaría un flete bajo y atractivo para los generadores de comercio exterior.
  5. Es básico lograr del Perú y del Brasil garantías suficientes para evitar que el esfuerzo ecuatoriano de apertura de este nuevo canal de comercio se pierda en el tiempo, ya sea por problemas geopolíticos o por discriminaciones y competencia desleal de transportistas de esas nacionalidades.
 Finalmente, habría que aprovechar las oportunidades que la ruta genera y  neutralizar las amenazas reconocidas y las que puedan surgir en el futuro. La principal oportunidad es la gran diferencia de distancia favorable a la ruta Ecuador – Río Napo – Manaos, frente a la ruta Ecuador – Panamá – Manaos. Entre las amenazas, dos de las más importantes quizá son la de la falta inicial de carga de retorno, que encarece el transporte desde el Ecuador a Manaos; y, la necesidad de efectuar varios trasbordos de la carga, que pueden implicar incluso pérdidas por robo o manipulación.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada